El Valor de las Redes

Exponential

Gracias por ser parte de esta conversación continua con Dave Ferguson y Patrick O’Connell mientras desempacan el tema de Exponential 2020, Juntos: Persiguiendo La Gran Colaboración. Echa un vistazo a las publicaciones anteriores: cómo Dios se relaciona en la Unidad, Cómo debemos relacionarnos con Él y Cómo debemos relacionarnos con la Familia, con nuestros Equipos y la Iglesia.

 Hoy, Dave presenta el tema que anhelaba compartir con nosotros: el valor de las redes. Y en oración nos reta a todos a tomar una de dos acciones:

  1. Unirnos a una red.
  2. O iniciar una red

Como dije anteriormente en esta conversación, cambiar el mundo es más de lo que cualquiera de nosotros puede hacer—pero no es más de lo que todos podemos hacer juntos. Aún así, va a requerir acción, esfuerzo e iniciativa de mi parte y de tu parte. Si vives con Dios, tu familia, tu equipo y tu iglesia, estás listo para lo que viene después: unir fuerzas con las personas que Dios ha puesto a tu alrededor en una red.

 No leas esto como si estas palabras fueran para alguien más; o como una devoción inspiradora en los cuentos heroicos de otros seguidores y líderes de Cristo. Estas palabras son para ti.

 Lo que está sucediendo con las redes, tanto aquí en los Estados Unidos. Como en el extranjero, se debe principalmente al notable favor de Dios; y segundo, por cómo está trabajando a través de redes de reproducción para crear una infraestructura para el movimiento.

 ¡He visto que las redes funcionan! ¡En NewThing, actualmente veo el valor de la red y el impacto del reino con mis propios ojos! Lo que comenzó para mí cuando un grupo de amigos de la universidad plantamos una iglesia con el sueño de alcanzar a las personas perdidas en Chicago ahora se está convirtiendo en un movimiento exponencial de reproducción de redes e iglesias en todo el mundo, ayudando a cientos de miles de personas a encontrar su camino de regreso a Dios.

 ¡He visto que las redes funcionan!

 Si no has escuchado nuestra historia de multiplicación, a regañadientes comenzamos nuestra primera plantación de iglesias solo después de que Dios nos hizo hacerlo. Digo “a regañadientes” porque, aunque me gustaba la idea de plantar iglesias, no me gustaba la idea de enviar y perder a uno de mis mejores líderes para plantar una iglesia. Digo, “Dios nos hizo” ¡porque realmente forzó nuestra mano y nos hizo plantar una nueva iglesia!

 Contraté a nuestro primer pastor de jóvenes con la idea de que no solo sería el pastor de jóvenes de nuestra iglesia, sino que algún día sería el pastor de jóvenes de mis propios tres hijos. Me encantó este chico (y hasta la fecha); Él amaba a los adolescentes de nuestra iglesia, y amaba a mis hijos. Teníamos una gran química.

 Después de trabajar juntos durante varios años, me miró y dijo: “Dave, quiero hacer lo que tú hiciste.”

 “¿Qué hice?” Yo pregunté.

 “Plantar una iglesia; pero quiero hacerlo en el estado de Colorado”, me dijo.

 Se me encogió el estómago. Definitivamente no quería perder a uno de mis mejores staff, y ciertamente no quería tratar de encontrar otro pastor de jóvenes. Entonces, en lugar de bendecir esta idea o descartarla, pensé retrasar la decisión.

 “¿Por qué no vas a Colorado?” Dije. “Observa el panorama y luego regresa y podemos hablar de eso.” Esperaba que esta idea de plantación de iglesias se evaporara en el viaje.

 Cuando regresó, le pregunté: “Bueno, ¿cómo te fue?” Tenía lo que solo podía describirse como una sonrisa en su rostro cuando dijo: “¡Me fue bastante bien!” Yo quería saber, “¿Qué tan bueno?” “¡Muy, muy bien!” dijo con una sonrisa aún más grande.

 Aquí es donde Dios forzó mi mano e insistió en que bendiga esta plantación de iglesia. Lo que estoy a punto de decirte es la primera y única vez que escuché que algo sucedió así de manera tan rápida y fácil. Mientras sonreía de oreja a oreja, me dijo que se había reunido con dos iglesias en este viaje que habían prometido dar al menos $200,000 Dólares para ayudar a comenzar esta nueva iglesia. ¡No lo podía creer!

 Unos meses más tarde, me paré en frente a todo nuestro staff y líderes voluntarios con él y su esposa, conté la historia y luego los desafié: “Si Dios los está enviando a ellos a Colorado, entonces creo que él también está enviando a algunos de ustedes.” Tuvimos 35 personas que renunciaron a sus trabajos, vendieron sus casas o se transfirieron de escuelas para poder mudarse a 1,600 kilómetros de distancia para ayudar a comenzar esta nueva iglesia.

 Pensé que estaba perdiendo un pastor de jóvenes; pero lo que no pude ver fue que Dios estaba usando esto para dar a luz un movimiento global de nuevas iglesias. Esa iglesia en Colorado fue el comienzo de NewThing.

 Pensé que estaba perdiendo un pastor de jóvenes; pero lo que no pude ver fue que Dios estaba usando esto para dar a luz un movimiento global de nuevas iglesias.

 Al año siguiente, enviamos un equipo y una docena de personas para plantar una iglesia en el sur de California. Poco después, ayudamos a plantar una iglesia en Michigan, luego Manhattan, luego Boston. Cada semana, los pastores principales de esas iglesias se conectaban por teleconferencia para hablar sobre la preparación de mensajes y la estrategia, y luego viajábamos dos veces al año y nos reuníamos. Lo llamamos “NewThing” (AlgoNuevo) de Isaías 43:18,19: Olviden las cosas de antaño; ya no vivan en el pasado. ¡Voy a hacer Algo Nuevo! Solo éramos amigos en misión con un entusiasmo recién descubierto por plantar iglesias y este Algo Nuevo que Dios estaba haciendo a través de nosotros.

 Durante los dos años siguientes, nuestro círculo creció y superamos nuestra estructura informal; así que sugerí que formáramos dos redes de NewThing y juntos lo llamamos un movimiento. Pedimos a cada una de las redes que se reunieran mensualmente, crearan sus propias metas para plantar iglesias y compartieran las lecciones aprendidas entre ellos.

 Cuando comenzamos a multiplicar redes, comenzamos a multiplicar nuevas iglesias y también iglesias comprometidas con la multiplicación. Durante los siguientes cinco años, la red creció de 15 iglesias a 52 a 106 a 148 a 258 iglesias. Mientras escribo esto, ahora somos más de 2,500 iglesias que reproducen y 155 redes, trabajando para catalizar el movimiento en 40 países. Y humildemente le pedimos a Dios que nos use para ver 10,000 iglesias plantadas y 10,000 iglesias comprometidas con la multiplicación en los 196 países del mundo.

 Entonces, cuando te desafío a unirte o comenzar una red, ¡es porque he visto lo que Dios puede hacer a través de líderes que sinceramente creen que somos mejor juntos!

 Un gran ejemplo de una red en la Biblia aparece al final de la carta de Pablo a los Romanos en el capítulo 16. Hazme un favor, lee el capítulo. Sin enfocarte en demasiados detalles, aquí hay algunas cosas que me llamaron la atención:

 Primero, Pablo conoce a estas personas y quiere que sepan que las anhela. Son amigos en misión.

 En segundo lugar, este grupo diverso de personas está formado por hombres y mujeres, esclavos y libres, judíos y griegos; todos están incluidos en los saludos de Paul.

 Por último, noté que hay varias iglesias. Una iglesia se encuentra en una casa; otra parece ser dirigida por Narciso.

 ¿Sabes lo que pienso? Creo que Pablo era un líder de redes, y lo que tenemos aquí es un saludo final a su red en Roma. No sabemos exactamente qué hicieron juntos esta red o cómo lo hicieron. Pero está claro que eran una red y que sus relaciones eran profundas.

De hecho, la relación es uno de los mayores beneficios de una red.

 Las redes producen amigos en misión.

 Muchas personas creen erróneamente que, si unimos a las personas para crear una comunidad, resultará en misión. ¡En realidad, es todo lo contrario! Si reúnes a personas en torno a una misión, resultará en comunidad. La comunidad no crea causa; la causa crea comunidad. Uno de los grandes beneficios de una red de multiplicación de iglesias es que puedes ser parte de un grupo creciente de amigos en misión juntos.

 Ya confesé que lo que originalmente quería era dirigir una iglesia que tuviera 200 ubicaciones. La visión de 200 sitios de Community Christian Church fue parcialmente inspirada por el Espíritu, pero también fue alentada por mi ego. La posibilidad de que ese castillo construido por Dave Ferguson tuvo que ser derribado para que yo pudiera concentrarme en construir el reino de Dios.

 Como resultado de la bondad y la gracia de Dios, soy parte de un colectivo de cuatro redes de plantación de iglesias en Chicago que tienen el sueño de Dios de más de 200 nuevas iglesias en los suburbios y la ciudad de Chicago. Somos multi-denominacionales, multiculturales y multi-socioeconómicos; tenemos líderes reformados y armenios; tenemos los que son igualitarios y los que son complementarios; ¡tenemos pentecostales y aquellos que no lo son! Tenemos mega iglesias y micro iglesias. Las redes construyen el reino, no castillos individuales; y ¡las redes construyen el reino derribando los muros que dividen!

 ¿No quieres eso? ¡Vamos, sé que lo deseas! Estoy convencido de que más redes conducirán a que se planten más iglesias. Por eso quiero ayudarte a ingresar a una red.

 Recuerda: ¡somos mejor juntos! Es tiempo de una acción valiente: Únete a una red. O inicia una red.

 La siguiente parte de esta conversación de red te ayudará. Te llevaremos a un recorrido por los diversos y únicos modelos de red. Todos están diseñados para ser mejores juntos. ¡Hasta Luego

¿Quieres profundizar en esta conversación? Únete a cientos de líderes para inspirarte, alentarte y equiparte en Exponential Español 2020 en Long Beach, CA. Es la oportunidad perfecta para reunir a tu equipo para obtener las herramientas que necesita para que tu iglesia avance. Para obtener información sobre cómo llevar a tu equipo a la conferencia en Español, haz clic aquí

Privilege: What It Is, Why It’s White, and Who It Affects

Close

Matt Chandler Live