Juntos como una Iglesia

Exponential

La mayoría de nosotros diríamos que somos parte de una iglesia. Pero como pastores y líderes de ministerio, ¿estamos realmente haciendo vida juntos con la iglesia?

Estamos en una conversación continua con Dave Ferguson y Patrick O’Connell mientras analizan el tema de Exponential 2020, Juntos: Persiguiendo la Gran Colaboración. Echa un vistazo a publicaciones anteriores: cómo Dios se relaciona en la Unidad, cómo debemos relacionarnos con Él y cómo debemos relacionarnos con la familia y con nuestros equipos. Hoy, Dave nos reta a hacer vida juntos con la iglesia. ¿Cómo se ve eso de hacer vida juntos?

Conozco demasiados líderes de iglesia, particularmente pastores (tanto en iglesias grandes como pequeñas) que dirigen una iglesia pero que en realidad no son parte de la iglesia. Son la presencia de enfrente, detrás del púlpito o en el escenario, pero cuando se trata de hacer vida con personas en las bancas, están ausentes. No están en un grupo pequeño en la iglesia. Tienen pocos amigos dentro de la iglesia. Estos pastores dirigen sus iglesias, pero en realidad no son parte de sus iglesias.

 Conozco demasiados líderes de la iglesia, particularmente pastores que dirigen una iglesia pero que en realidad no son parte de la iglesia.

El aislamiento y la soledad solo imitan lo que está sucediendo en todo nuestro mundo occidental. Mira los números. El 35% de los estadounidenses informan que están “crónicamente solitarios.” Solo el 8% de los estadounidenses informan haber tenido conversaciones con sus vecinos en el último año. Otro informe encontró que el 25% de los estadounidenses dicen que tienen “cero confidentes.” Múltiples estudios han relacionado la soledad con enfermedades cardíacas, demencia, depresión y ansiedad. Un estudio encontró que la soledad es tan mala para su salud como fumar quince cigarrillos al día. Después de numerosos estudios, el investigador George Gallup concluyó: “Los estadounidenses se encuentran entre las personas más solitarias del mundo.”

 Dios nos está llamando a vivir de manera diferente. Tanto al comienzo de la creación como al comienzo de la iglesia, ¡las Escrituras nos recuerda que somos mejor juntos! Como líderes de la iglesia, necesitamos vivir juntos y liderar juntos.

Vive Juntos Con Tu Iglesia

En una cultura que fomenta un enfoque muy individualista de la vida, el sentido general de soledad se incrementa exponencialmente en la vida de un líder de la iglesia y su familia. En su libro, Pastores en riesgo (Pastors at Risk), el Dr. Chuck Wickman habla sobre el impacto del aislamiento y la soledad en el pastor y su familia. Explica que los pastores a menudo sienten una profunda sensación de aislamiento de los demás—una incapacidad para conectarse en relaciones significativas que brindan equilibrio y salud. Esto se debe, al menos en parte, a la distancia entre el pastor y los congregantes que a menudo dejamos definir nuestro papel. Agrégale a eso las funciones de cuidado del ministerio pastoral, y el pastor puede quedar agotado y no disponible emocionalmente.

Entonces, ¿cómo podemos terminar tan solos en una iglesia llena de personas? Déjame darte tres razones.

  • Individualismo
    Lo mismo que nos hizo pensar que podríamos plantar una iglesia a menudo nos impide ser parte de esa iglesia. Después de que el sociólogo francés Tocqueville viajara por Estados Unidos en 1831, identificó el “individualismo rudo” como el rasgo definitorio estadounidense. Ahora, casi 200 años después, ese “individualismo rudo” ha contribuido a nuestra independencia y emprendimiento sin igual. Pero también ha creado una silenciosa desesperación de soledad. Para vivir juntos, tienes que renunciar, no todo, pero parte de tu autonomía. Tienes que estar bajo la contabilidad de otras personas. Para vivir en unión con una iglesia, debes comprometerte, lo que significa que a veces te pierdes otras opciones. No puedes hacer lo que quieras, cuando quieras, y seguir viviendo juntos
  • Idealismo
    Una segunda razón por la que creo que evitamos vivir juntos con nuestras iglesias es el idealismo. Entramos en el ministerio con una hermosa visión de lo que la iglesia podría ser y debería ser. Es la visión idealista que también hace que algunos de nosotros sacudamos la cabeza con desesperación y mantengamos la distancia. La razón por la que muchos de nosotros no nos comprometemos relacionalmente con nuestras iglesias es debido a expectativas muy poco realistas. Seguimos esperando encontrar el grupo pequeño perfecto, ¡y nunca llega! Entonces, en lugar de profundizar con alguien, muy apenas participamos en el servicio con todos. Muy pronto estaremos en nuestras iglesias por tres, cinco, o incluso diez años o más y hemos crecido con éxito una iglesia, pero nunca hemos sido parte de una iglesia.
  • Intimidación
    Quizás la razón más grande por la que muchos pastores no están experimentando una comunidad genuina en sus iglesias es por la intimidación. Tenemos miedo de la intimidad. No solo me refiero a aquellos de nosotros que somos introvertidos. La introversión y la extroversión no tienen nada que ver con cuán relacional es alguien. Algunas de las personas más relacionales que conozco son introvertidos. Y algunas de las personas más individualistas y solitarias que conozco son extrovertidas. Tenemos miedo de vivir juntos con nuestra iglesia, porque nos damos cuenta de que, si realmente nos comprometemos con una comunidad, nuestro verdadero yo saldrá a la luz. ¡Y tenemos miedo de ese tipo de vulnerabilidad! Sabemos que realmente experimentar la comunidad y aprovecharla al máximo significa que las personas nos conozcan por completo: lo bueno, lo malo y lo feo. En el fondo, pensamos: si la gente me conoce, no sé si realmente les caiga bien; Ni siquiera me caigo bien. ¡Estamos intimidados!

 Aquí está la verdad: si nos tomamos en serio vivir como seguidores de Jesús, no podemos seguirlo solo. Todos los martes por la noche, me reúno en una casa con alrededor de una docena de personas que también están tratando de seguir a Jesús. A menudo compartimos una comida. Siempre estudiamos la Biblia juntos. Concluimos todas las reuniones orando unos por otros. Hemos pasado por algunos de los retos más difíciles de la vida: la pérdida de un hijo; divorcio; muerte de un padre; dificultades financieras; La lucha de la depresión y la ansiedad y más. También hemos crecido juntos: hemos aprendido a amar; ser generosos; servir; luchar de manera justa y cómo mantener la duda y la fe al mismo tiempo. Amo a estas personas y ellos me aman. ¡Juntos podemos superarnos en cualquier cosa, en esta vida y en la próxima!

 Necesitas un grupo así también. No me importa cómo lo llames: una comunidad misional, un grupo pequeño o una clase de escuela dominical. La unión no es opcional. ¡Las relaciones son el catalizador para la transformación personal! ¡Somos mejor juntos!

 Algunos de los mejores amigos de mi familia en la vida han venido a través de pequeños grupos. Nos han ayudado a mi esposa Sue y a mí a superar algunos de los momentos difíciles de nuestro matrimonio. Nos han ayudado a criar a nuestros hijos. Nos han enseñado cómo administrar nuestro dinero. Me han dado un ejemplo de cómo seguir a Jesús. ¡Somos mejor juntos!

 El grupo pequeño del martes por la noche que describí también es el que lidero. Muchas veces, los líderes de la iglesia rechazarán la idea de liderar un pequeño grupo en su iglesia. Sacudirán la cabeza y dirán: “¡No puedo hacer todo!” o “Yo entreno a otros para hacer eso”. Estoy de acuerdo en que no puede hacer todo, y creo que debes participar en la capacitación de liderazgo. Sin embargo, animo a los líderes de la iglesia a seguir este axioma al determinar dónde usar tus dones de liderazgo en la iglesia: liderar al nivel más pequeño y al nivel más alto de tu capacidad de liderazgo. Lee eso de nuevo y deja que asiente.

 Lidera al nivel más bajo y al nivel más alto de tu capacidad de liderazgo.

 ¿Cómo lideras al nivel más bajo y al nivel más alto de tu capacidad de liderazgo? Si estás en una iglesia pequeña o mediana; en el nivel más bajo, liderarías a un grupo pequeño y tener a un aprendiz de uno o más líderes de grupos pequeños y en el nivel más alto también liderarías la capacitación de un residente de liderazgo para plantar otra iglesia. Dejarías que tus voluntarios, ancianos y staff de alta capacidad hagan todo lo demás requerido.

 En mi caso, pastoreo una iglesia grande y también lidero una red de plantación de iglesias. Entonces, liderar al nivel más bajo significa que lidero un grupo pequeño y desarrollo un líder aprendiz de grupo pequeño y para mí liderar al nivel más alto significa que tengo aprendices de futuros líderes de redes para comenzar redes de plantación de iglesias en todo el país y en todo el mundo. Los líderes voluntarios, coaches, ancianos y el personal hacen todo lo demás en el medio.

 Seguir este axioma de liderazgo –liderar al nivel más bajo y al nivel más alto de tu capacidad de liderazgo– te ayuda a hacer lo siguiente:

 Modelarlo: lideras en la creación de unidad de la manera exacta en que le estás pidiendo a otros que lo hagan. Al liderar un grupo pequeño, le está mostrando a otros cómo hacerlo y modelando el liderazgo.

 Contar Historias: al dirigir un pequeño grupo, tendrás historias que contar que reforzarán una cultura de unidad.

 Impacto: al liderar un grupo pequeño y, por ejemplo, al ayudar a otros líderes a comenzar iglesias, les está mostrando a los líderes que necesitan expandirse continuamente y aumentar su influencia reproduciéndose en todos los niveles.

 Ten en cuenta que esto te impide “hacerlo todo” y te permite concentrarse en capacitar a otros para obtener el mayor impacto.

 ¡Vivir juntos es siempre parte de seguir a Jesús! No era opcional para él. No era opcional para los primeros apóstoles. ¡No era opcional para los primeros cristianos, y no es opcional para nosotros! Esta comunidad y la unidad de esta comunidad son absolutamente esenciales para cumplir la misión de Jesús.

Si se te uniste a nosotros desde que comenzamos esta discusión de colaboración, viviendo juntos con Dios, tu familia, tu equipo y tu iglesia, entonces estás listo para lo que viene a continuación, lo que he querido compartir contigo desde que comenzamos.

 Quiero que hablemos sobre redes de plantación de iglesias. Estoy convencido de que esta es la pieza que falta en la Gran Colaboración. ¡Hasta la próxima! 
¿Quieres profundizar en esta conversación? Únete a cientos de líderes para inspirarte, alentarte y equiparte en Exponential Español 2020 en Long Beach, CA. Es la oportunidad perfecta para reunir a tu equipo para obtener las herramientas que necesitas para que tu iglesia avance. Para obtener información sobre cómo llevar a tu equipo a la conferencia, haz clic aquí.

ROUNDTABLE GROUP

PRICING

Discounts For Your Team